Para Tecnópolis en su segunda edición Mil producciones realizó el montaje de la obra del  del ingeniero y artista holandés Theo Jansen.

El proyecto de largo recorrido Strandbeest, , constituye uno de los aportes  más relevantes en las últimas dos décadas al debate sobre las vías posibles de convergencia entre arte, ciencia y tecnología.

Las “Strandbeest” (bestias de la playa) de Theo Jansen son inmensas criaturas robóticas de fisonomía y estructura orgánica que al desplazarse evocan en sus movimientos una fuerte impresión de vida. Desde la distancia, se confundirían con inmensos insectos o esqueletos de “mamuts” prehistóricos, pero están hechas a partir de materiales de la era industrial: tubos de plástico flexible, cinta adhesiva. Nacen dentro de un ordenador en forma de algoritmo, pero no requieren motores, sensores o ninguna clase de tecnología avanzada para cobrar vida.